cover

Para disfrutar con total plenitud de Ibiza es necesario utilizar todos y cada uno de los cinco sentidos…, para ver bien los bellos atardeceres en la costa oeste, para oír al Mare Nostrum susurrar por las noches sus historias legendarias, para llenarse de ese olor a pino que impregna toda la isla, para degustar su famoso sabor a sal molida en piedras centenarias y para sentir en la piel su calidez amable y cautivadora. Sin embargo, para llegar al fondo de sus espectaculares escenarios submarinos necesitamos algo más, ese sexto sentido que, con el tiempo, desarrollamos los buceadores que amamos el mar, que emana del mismísimo alma y que nos ayuda a volver a nuestros orígenes y a fundirnos con la materia de la que, en realidad, estamos hechos, el agua.

Aguas que en Eivissa se antojan templadas y transparentes y que albergan no sólo maravillas de la biodiversidad mediterránea, sino enigmas y misterios aún por resolver, no en vano Ibiza siempre ha sido un lugar de gran potencial místico, lleno de un fuerte magnetismo, de una magia que es fácil percibir cuando uno se sumerge en sus benévolos fondos marinos.

Hablar de la mayor de las islas Pitiusas es hacerlo de uno de los mejores lugares del Mediterráneo para bucear. La luminosidad que poseen estas aguas provocan la proliferación de las praderas de posidonia, muy típicas de estos fondos y exclusivas de la cuenca mediterránea, el verdadero elixir de la vida de estos ecosistemas marinos.

Existen dos zonas declaradas reservas naturales: el Parque Natural de Ses Salines, que comprende todo el sur de Ibiza, y el Parque Natural de Cala d´Hort, localizado al noroeste de esta isla, que ofrecen a los submarinistas más de un centenar de buenas inmersiones, donde principiantes y expertos pueden encontrar lo que buscan. Las pequeñas dimensiones de Ibiza (una superficie de 572 km2 y un perímetro de tan sólo 170) favorecen que los aficionados puedan elegir a su antojo la zona para bucear y desplazarse a ella en el mismo día, siendo el trayecto, la mayor parte de las veces, un agradable paseo a través de un espléndido entorno natural.

A través de este blog que inauguramos hoy visitaremos durante este verano algunos de los rincones submarinos más emblemáticos de Ibiza, pero no sólo nos limitaremos a ver sino que iremos un poco más allá, hasta intentar sentir la fuerza y la energía que desprenden unos escenarios que nos sólo cautivan por su belleza sino que albergan constantes sorpresas y secretos… Con Bajo el Paralelo 38 exploraremos juntos las profundidades de la emblemática Es Vedrá en busca de esa base submarina secreta de OVNIS que algunos aseguran que existe; pasaremos de puntillas junto al gigante dormido que yace frente a las murallas de Dalt Vila intentando no despertarle; recorreremos el mismísimo Laberinto del Minotauro poniendo en duda, incluso, la versión oficial de que se encontraba en la isla de Creta; visitaremos las míticas columnas de Hércules, aquellas que señalaban el límite del mundo conocido; y admiraremos al ser vivo más grande que existe en este planeta y que eligió ya hace mucho tiempo las aguas de la isla de Ibiza para vivir aquí de forma permanente… y, si hay suerte, incluso, podremos encontrar algún vestigio de civilizaciones pasadas en forma de ánforas romanas o pecios fenicios…. Y todo este largo viaje submarino lo podremos hacer sin ni siquiera contener el aliento porque será como tener a nuestras espaldas una botella mágica que no dejará de suministrarnos el preciado aire…

Déjanos tu comentario